Algunos “FACTS” para reflexionar un poco:

FACT: Antes de la década del 1930 (los otros días) los medios de comunicación masiva no utilizaban la palabra marihuana.

FACT: Antes de que usáramos la palabra marihuana, en español nos referíamos a esta planta con los nombres cáñamo (nombre tradicional español jíbaro) y cannabis (en la medicina, por ejemplo), aunque existen cientos de otros nombres para el cannabis.

FACT: La planta de cáñamo es macho, hembra o, en algunos casos, hermafrodita. La hembra es la que da la flor y la semilla. El macho, aunque no da ni flor ni semilla, es el que tiene el tallo considerablemente más largo, ideal como fuente de fibra. Aunque en varios momentos, desde el primer diccionario de la lengua española (1611), se les ha identificado a la inversa, i.e., se le ha llamado macho a la planta de cáñamo que da la flor y la semilla y hembra a la del tallo más largo, que da la fibra. 

FACT: Las grandes corporaciones le bajan el THC al cannabis para cumplir con leyes y regulaciones —prohibiciones— internacionales y nacionales, pero si simplemente dejamos que esos cañamones “industriales” cruzados artificialmente para reducirles el THC (a menos de 1%, por ejemplo) crezcan y se reproduzcan salvajes, el nivel de THC de la planta volverá a subir al nivel que corresponda naturalmente porque producir THC es una función esencial para la salud de la planta del cáñamo. 

El THC es el insecticida, el pesticida y el protector termal natural del cáñamo. Y para el ser humano, el THC representa el componente medicinal principal del cáñamo. Mientras más THC contiene la flor, mayor es su potencial curativo.

FACT: Cualesquiera dos plantas de cannabis son interfértiles, es decir, se pueden cruzar entre sí y producir hijos a su vez fértiles… Como los perros, que se pueden cruzar entre sí, sin importar cuán diferentes sean las razas… Las que tienen menor nivel de THC (las “satas”) tienden a ser más fuertes y saludables, por eso se cruzan con las de más alto nivel de THC, para fortalecerlas, ya que éstas tienden a ser menos adaptables y menos resistentes.

FACT: Desde el año 1981-1995 el precio promedio de venta para una (1) libra de semilla de cáñamo industrial (“industrial” es el apellido que le ponen al cáñamo para identificarlo en las últimas décadas como que tiene un nivel de THC cerca o menor de 1%) fue aproximadamente 25 centavos por libra, o sea, miles de plantas en potencia. China poseía el 77.4% del mercado mundial de cañamones “industriales” para el año 1996.

FACT: Una (1) libra de flor de cáñamo —hoy día conocida como marihuana— de la variedad “cripi” (alto THC), cuesta en Puerto Rico entre $2,500 y $5,000 USD. Tómese en cuenta que una (1) sola planta cultivada al aire libre por un aficionado en tres meses puede dar fácilmente una (1) libra de flor de cáñamo.

FACT: La campaña moderna en contra del cannabis ya no se trata tanto de que la marihuana —ahora con su nuevo apellido “medicinal”— sea algo bueno o malo. Del cáñamo/cannabis podemos producir con gran facilidad y alta calidad nuestra propia medicina, alimento, fibra (ropa, papel, soga, etc.), combustible, pasta (plástico), materia prima para construcción, sanación de suelo y aire, etcétera. Cualquier persona con sentido común sabe que las cosas no son ni buenas ni malas de por sí, sino que son buenas o malas según uno las use. ¿Quién anda por ahí diciendo que se deben de prohibir los cuchillos o los destornilladores, por el hecho de que ambos se usen frecuentemente en robos y asesinatos? Los padres somos los primeros que tenemos la responsabilidad y el deber de orientar y aconsejar a nuestros hijos —de la mejor manera que entendamos, con amor, fuerza y verdad— a cerca de los daños, beneficios y usos reales de las cosas.

FACTLa razón básica para la hiperinflación —y esa diferencia tan exagerada entre el precio de la semilla del cáñamo (el cañamón) “industrial” y la flor de cáñamo (variedad “cripi”)— es la prohibición directa del libre cultivo de cáñamo y/o la reglamentación excesiva del mercado (contraria al bienestar común, necesaria para el monopolio) que se impuso en el mundo entero con la formación de las Naciones Unidas; forzándonos a dividir nuestro pensamiento hasta el punto de llegar a pensar que el cáñamo “industrial” y la marihuana “medicinal” pudieran ser dos especies botánicas diferentes, cuando ambas son cáñamo/cannabis.

FACT: Existen más de 600 patentes registradas en Patentscope (WIPO, World Intellectual Property Organization de las Naciones Unidas) relacionadas con el cannabis y más de la mitad le pertenecen a China.

FACT: Por más de 300 años, en el Puerto Rico español y católico, la ley del cáñamo era la Ley XX de Indias que ordenaba:

«LEY XX. Que los Virreyes, y Governadores hagan sembrar, y beneficiar lino, y CÁÑAMO. Encargamos a los Virreyes, y Governadores, que hagan sembrar, y beneficiar en las Indias lino, y CÁÑAMO, y procuren, que los Indios se apliquen a esta grangería, y entiendan en hilar, y texer lino. (El Emperador Don Carlos y El Príncipe G. en Ponferrada, a 13 de Junio de 1545)»

FACT: La Ley 48 de 1959, firmada por Luis Muñoz Marín, legalizó la mariguana para usos industriales.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s