CristoJíbaroCáñamo

EXTRACTOS DE CristoJíbaroCáñamo

por Tristán Reyes Alvarado y Rafael Andrés Escribano

 

Extracto de CristoJíbaroCáñamo ~ Parte 1de4 ~ por Escribano & Reyes

(Hora 1:18:37)

«Y los mejores historiadores de Puerto Rico que yo conozco, que son bastante desconocidos, te reconocen la unicidad de Puerto Rico: el hecho de que Puerto Rico es único. Nuestro bardo, el creador de nuestra tradición poética moderna, que es José Gautier Benítez, te describe a Puerto Rico por las cosas únicas que tiene Puerto Rico y ésa es la definición suprema de Puerto Rico. Te dice que Puerto Rico es un pedazo [que sobrevivió de la Atlántida]… Te dice que América es el Jardín del Mundo y que Puerto Rico es el Jardín de América. O sea, Puerto Rico es: el Jardín del Jardín. Te dice que Puerto Rico es un pedazo que sobrevivió de la Atlántida… Ésa es la leyenda de Puerto Rico… Ésa es la leyenda de Puerto Rico. O sea, que es la leyenda de Puerto Rico, eso nadie lo puede discutir. Que Cristo es el centro de la sociedad, de la civilización cristiana, pues eso nadie lo puede discutir, ¿no? Que Cristo es el ungido, y que para ser ungido, según la ley de Cristo, según el Tora, según el Viejo Testamento, hay que ungirse con 7 libras de marihuana, pues eso nadie lo puede discutir porque está ahí… Ahora, lo que pueden [hacer] es esconderlo, para que nadie se de cuenta y nadie empiece a vivir según esos principios.»
—RAFAEL ANDRÉS ESCRIBANO

(Minuto 49:21)

«ESCRIBANO: Igual que las guerras de hoy día, ¿no? Igual que las guerras de hoy día… O sea, a ningún jíbaro americano le conviene mandar a su hijo a morir a Irak, ¿tú sabes? O a morir a… a matar y a morir en Afganistán o en…

REYES: Uno que es padre, ¿no? Yo de verdad que no entiendo cómo…

ESCRIBANO: O sea…

REYES: …cómo es posible uno enviar a los hijos…

ESCRIBANO: …lo hacen…

REYES: Digo, tú también eres padre…

ESCRIBANO: …a través de la propaganda. Lo hacen a través de la propaganda… O sea, diciéndote, “mira, va a ser peor si no los mandas”… O sea, tienen… te tienen que llevar a ese punto… de locura, prácticamente… Que tú digas, “mira, pues… tienes que… tienes que ir… tienes que enlistarte”… Tienes que, tú decirle eso a tu hijo… ¡Tú sabes!…

Bueno, pues… Tienen que venir… tienen que bajarte con una cosa bien espectacular, para que tú llegues a ese punto… de decirle a tu hijo, vete a matar y a que te maten… Tú sabes…

Y entonces, pues, en las guerras, se inventan los embustes más grandes del mundo, ¿no? Para poder justificar llevar a la gente a ese punto, ¿no?…

Y entonces, Roberto H. Todd, por ejemplo, pues — que es uno de los que va a cabildear porque los Estados Unidos se metieran en Puerto Rico — a ése, lo hacen el primer Alcalde de San Juan. Y en San Juan está, pues, toda la administración de la Isla. O sea, que si tú controlabas San Juan, controlabas todo el circuito oficial de la Isla.

Pues él, en 1902, cuando empiezan esos veinte años — el tipo va a ser alcalde de San Juan por 20 años — pues, lo primero que él hace al principio de esos veinte años es privatizar San Juan… Convertir a San Juan en una corporación pública por bonos, o sea, por acciones, pero a accionistas anónimos, es decir, a bonistas en Wall Street. Él les vende la ciudad de San Juan a unos bonistas anónimos en Wall Street.

REYES: ¿En qué año?

ESCRIBANO: 1902. Y ahí empieza la privatización de Puerto Rico […]»

(Minuto 53:55)

«ESCRIBANO: Y así empieza el siglo XX en Puerto Rico. Privatizando San Juan, expropiando todas las tierras de la Iglesia, que eran, eh… No le estás expropiando a la Iglesia solamente, porque es que las tierras de la Iglesia eran para uso de los súbditos del reino. Y las tierras del rey [que también nos las expropiaron] — las tierras realengas — eran para uso de nosotros también.

O sea, que cuando dicen que Estados Unidos cuando llega, le quita las tierras a la Iglesia española… a la Iglesia Católica [, a la Corona española] y al Gobierno español, a quien nos están expropiando es a nosotros.

Porque, si tú necesitabas leña, te metías en las tierras realengas y cortabas leña… Si tú necesitabas pasto para tus animales, los ponías en tierras realengas y ahí comían ellos. Las iglesias, que eran de uso común de toda la población… y las tierras de la Iglesia, que eran de uso común de toda la población. Todo eso… todas esas tierras, que eran las que contribuían a la abundancia material que había en Puerto Rico [, eran de los puertorriqueños]…

Porque si tú te lees los primeros informes económicos de los Gobernadores [militares americanos], ellos se quedaban bobos de la riqueza que había en Puerto Rico. Y [se quedaban bobos de] que la gente no trabajaba. Por eso era que [los invasores americanos] decían que éramos vagos… Porque no teníamos que trabajar… El jíbaro en la montaña no tiene que trabajar. Él está ahí, para vivir… como vivió por miles de años en Europa. Fueron gente escogida que el rey sabía que cuando hubiera problemas en San Juan esos jíbaros iban a bajar de su propio [instinto]… de su propio instinto iban a defender a San Juan, que era, pues, el gobierno que les daba [o les protegía] a ellos el derecho a estar en esas tierras.

Entonces, pues, [es que] viene toda esta expropiación de tierras a los puertorriqueños.

REYES: ¿Los jíbaros cuidan la tierra? ¿Velan…?

ESCRIBANO: El jíbaro es el guardián de la tierra, seguro… Desde Adán… Desde tiempos de Adán… En nuestra religión, el hombre, es el guardián de la tierra…»

(Minuto 1:05:10)

«ESCRIBANO: Pues, [Albizu] se mete en el Partido Nacionalista, donde él era una minoría, pero lo aceptan comoquiera porque el prestigio que era aceptarlo valía más que los problemas — calcularon, ¿no? —, [valía más] que las diferencias que había, que hubiera, con él.

Pero el Partido Nacionalista era un partido que no fue creado por Albizu, y que era un partido sionista… Era un partido que sí creía en la usura… Era un partido que no era católico… En su esencia, no era católico…

REYES: ¿Y por qué Albizu se junta con ellos?

ESCRIBANO: Pues, Albizu se junta con ellos porque Albizu quiere meterse en la escena política para detener la destrucción de la puertorriqueñidad.

Albizu decía que lo que se había creado en Puerto Rico era una esclavitud azucarera… Y él, pues, se mete en los partidos que están ya tratando de bregar con esa situación nueva del siglo XX… Donde se está destruyendo, pues, todo el campo puertorriqueño. Se está convirtiendo a Puerto Rico en un cañaveral. Todo monocultivo… Se está “americanizando” entrecomillas… En realidad, pues, [se está] comercializando y descristianizando a Puerto Rico… Se empezó… por primera vez, a sacar a los niños jíbaros… separarlos de sus padres y a ponerlos en salones y enseñarles en inglés, hasta 1935… y Albizu estaba tratando de bregar con todas esas cosas…»

BIBLIOTECA DE PIEDRA DE AGÜEYBANÁ

(28 de marzo de 2011)

(minuto 5:48)

«Y el padre Nazario sigue las instrucciones de la señora, llega al sitio, descubre las piedras, las desentierra, se las lleva para la Parroquia de Guayanilla — a su casa —, las clasifica, las transcribe, las estudia, las descifra, las identifica como…

De hecho, él escribe un libro… El título del libro te resume lo que él descubre. El libro se llama: “ESCRITURA FONÉTICA DE LOS INDIOS DE PUERTO RICO O EL HEBREO-CALDÁICO” (escrito a fines del siglo XIX).

Él descubre que esas letras que se usan ahí — esas runas — son las antiguas runas ibéricas, son las antiguas runas hebreo-chipriotas… Y la autoridad máxima en interpretación de petroglifos en Estados Unidos, que era el Dr. Barry Fell en ese momento — profesor de Harvard y presidente de la Sociedad Epigráfica de América, en los años setenta, 1979, por ahí…

El Dr. Aurelio Tió, presidente de la Academia de Historia de Puerto Rico en ese momento, le envía seis o cinco de esas piedras a Barry Fell, para que él haga un estudio perito de esas piedras, y emita un informe oficial. Y Barry Fell hace el estudio, estudia las seis piedras, y determina lo siguiente:

(El Dr. Rafael Andrés Escribano pasa a leer parte del volumen del boletín de historia que está dedicado a las piedras — lo que escribe Barry Fell en su informe — en el minuto 8:06.)

Extracto de CristoJíbaroCáñamo ~ Parte 2de4 ~ por Escribano & Reyes

BELGRANO, EL CÁÑAMO Y LA LEY XX DE INDIAS

(Minuto 4:45)

«ESCRIBANO: Pues, Belgrano está bien envuelto en la importancia industrial, y la importancia que tiene para el imperio, para las naciones modernas, el cáñamo.

Y buscando las maneras más eficientes de cultivarlo… Y buscando las maneras más eficientes de cosecharlo, y las maneras más eficientes de fabricar los productos que se fabrican [a partir del cáñamo], ¿no? Todas, preocupaciones desde el punto de vista de las naciones, de los gobiernos de las naciones, ¿verdad? Y ese es el primer puesto que tiene Belgrano [i.e. Abogado de los Reales Consejos y Secretario por Su Majestad del Real Consulado del Virreinato de Buenos Aires]. Cuando se gradúa, lo mandan de vuelta a Buenos Aires, y allí él trata de explicar estas ideas, en el Consulado de Buenos Aires… Que era una especie como de… La gente más poderosa, pues, se reunía, y eso era como una especie de parlamento argentino — antes del parlamento —, una especie de proto-parlamento… Y era un verdadero parlamento en el sentido de que allí era que se resolvían los problemas del Virreinato de Buenos Aires…

Y, ¿qué pasa?, que Belgrano llega allí y se da cuenta que estos tipos [i.e. los miembros del Consulado de Buenos Aires] no quieren resolver el problema de la pobreza que hay en las calles argentinas. No quieren ayudar a la mujer bonaerense que está prostituyéndose, que está muriéndose de hambre. Y que estos señores, están… él les llama, MONOPOLIZADORES. Ellos lo que quieren es monopolizar el comercio, y ellos no quieren que se desarrolle una industria de cáñamo en el Virreinato de Buenos Aires — lo que hoy día es Argentina. ¿Por qué? Porque ellos son los que importan, y venden bien caro, y se llevan una ganancia enorme, el cáñamo. Ellos producen cáñamo en otros [países]… Los primos de ellos están produciendo cáñamo en Asia, o en el norte de África, o en otros sitios… Ellos van allá con sus flotas, lo traen acá y se lo venden a los argentinos, a unos precios increíbles [superinflados]. Y, a la misma vez, estaban impidiendo… O sea, no querían educar a los argentinos para que empezaran a sembrar cáñamo y se liberaran de la pobreza en la que estaban viviendo… y la ignorancia en la que estaban viviendo. Y entonces, pues, Belgrano presenta todo esto, y les dice, “Mira, esto no es que yo… [No es] simplemente una idea que se me ocurrió a mí. Es que esta es la ley. Aquí está, la Ley XX de Indias. Y tenemos que cumplir con esa Ley XX, que dice y le ordena a los gobernadores y a los virreyes que se aseguren de sembrar cáñamo, y que se aseguren de enseñarles a los indios a cómo beneficiarse de la planta del cáñamo. Y asegurarse de enseñarles a tejer y a hilar el cáñamo y el lino, que eran las dos principales fibras…

REYES: ¿Y eso tú lo encontraste por internet? ¿Un libro o cómo?

ESCRIBANO: Eso, yo había oído referencia a eso, en diferentes libros, pero cuestión efímera, así de decir… No, por qué Belgrano defendió el cáñamo…

REYES: ¿Y la Ley XX?

ESCRIBANO: La Ley XX, nadie… Yo no había visto a nadie hablar de que el fundamento de la defensa […] que hacía Belgrano del cáñamo [estuviera] basado en la Ley XX. Eso nunca, o sea…

REYES: No se menciona…

ESCRIBANO: Eso, yo no sé de nadie que lo mencione. […] La primera presentación que Belgrano oficialmente hace ante el Consulado de Buenos Aires de esa defensa del cáñamo es en 1797. El mismo año que los ingleses invadieron, trataron de tomar San Juan [Bautista de Puerto Rico] y no pudieron… Ese mismo año, Belgrano presenta una memoria, que yo sabía que él la había escrito, pero que no aparecía por ningún lado, no la podías comprar por internet, no existía una copia en internet… Los grupos que están por la legalización de la marihuana en Argentina y los historiadores que están metidos con la marihuana en Argentina, nadie se había metido con eso. Nadie había hablado de la Ley XX, y del hecho de que Belgrano defiende el cáñamo sobre la base de la Ley XX, que es la ley del cáñamo [para todas las Indias], escrita por el emperador Carlos V en 1545

«LAS LEYES DE INDIAS CONVERTÍAN A LOS CACIQUES EN PRÍNCIPES DE LA CORONA ESPAÑOLA»

(Minuto 49:42)

ESCRIBANO: «Y los que están detrás de esa rebelión taína, son los enemigos de Ponce de León y de Agüeybaná, el Grande. Y es un tirijala… Es un tirijala entre los que están defendiendo las Leyes de Indias — aunque ahora se van a reescribir nuevas Leyes de Indias, a raíz de esa rebelión [de 1511] y a raíz de que descubren que esta gente estaba abusando de los indios… Gente vinculada a la familia Colón, muchos de ellos, vinculados a Cristobal Colón y a Diego Colón, su hijo… Y al Gobernador de Santo Domingo en aquel entonces, de la Colonia de Santo Domingo.

Y entonces, pues, desde el principio es un tirijala. Porque en la colonización… Ahí se cuelan [criminales] en la colonización — a pesar de que no es parte de los principios cristianos de la colonización…

Si tú te lees las Leyes de Indias, ésa es la ley. Y es en nombre de Cristo. Y es según los principios cristianos. Y están pero tremendamente bien escritas y son tremendamente humanas — tremendamente naturales, tremendamente tradicionales — las Leyes de Indias.

Según las Leyes de Indias los caciques se convertían — por ejemplo, para dar un ejemplo de lo que nos ocultan hoy día…

Según las Leyes de Indias, los caciques, o sea, Agüeybaná por ejemplo (y todos los caciques de los pueblos), se convertían automáticamente en príncipes de la Corona española. O sea, que Agüeybaná era Príncipe de Puerto Rico, era Virrey de Puerto Rico para todos los efectos…

Pero claro, eso es paralelo con el Gobernador oficial… O sea, que había diferentes niveles de realidad en ese mundo. Y la realidad taína se reconocía al nivel de darle estatus oficial de nobleza a esos príncipes. O sea que, esa organización social taína se incorpora — ¡Y que era monárquica! Igual que la organización social y política y religiosa de los españoles que llegan aquí…  Ambos son monárquicos. Los taínos son monárquicos y son religiosos. Y los españoles son monárquicos y son religiosos… Y la sociedad taína era una sociedad que no era atea. Hoy día hay muchos ateos que defienden a los taínos, supuestamente, pero los taínos no eran ateos.

De hecho, Agüeybaná se convierte al catolicismo. En todo ese encuentro amoroso entre Agüeybaná y Ponce de León una de las cosas que pasan (además del Guaitiao y del matrimonio de Ponce de León con la hermana de Agüeybaná), es que Agüeybaná se convierte. Y no es a punta de pistola, ni es con un cuchillo en el [cuello]… Nadie podía convertir a la fuerza a un indio. Y eso estaba en las Leyes de Indias. Nadie podía quitarle la tierra a un indio. Nadie podía hacer trabajar a un indio.»

REYES: «O sea que, ¿los indios no eran esclavos?»

ESCRIBANO: «Los indios NO eran esclavos. Las Leyes de Indias impedían eso.

La primera vez que se le empieza a quitar sistemáticamente — y se le quita sistemáticamente — la tierra a los indios, es cuando la usura internacional logra secesionar… Logra — a fuerza de chavos — crear movimientos de secesión, y cada provincia de España, o cada virreinato de España, que se desgaja del Imperio, pues ellos ahí…

Por ejemplo, en Argentina… la independencia de Argentina es en 1810, que España estaba descabezada. El rey era José Bonaparte, el hermano de Napoleón. Era un país ocupado, España. Así que las provincias estaban al garete. Y entonces, los capitales internacionales aprovechan para desgajar… Decir, “Mira, aquí lo que tenemos es que separarnos de aquello. Aquello allá en España es un caos. No se están ocupando de nosotros. Mira, nosotros aquí nos podemos mantener nosotros solos.” Y entonces, eso es lo que querían los capitales internacionales, para decirles, “Mira, ¿tú vas a hacerle la guerra a España? Pues, mira, yo te lo voy a financiar. Después tú me pagas, no te preocupes.”

Ese es el mecanismo… Meterte en una guerra para que tú te endeudes y, cuando se acaba la guerra, yo reconstruyo. Y encima le voy a estar cobrando impuestos a tus súbditos, a tus ciudadanos, porque tú me tienes que pagar pa’trás.»

REYES: «¿O sea que antes no se cobraban impuestos por la tierra?»

ESCRIBANO: «El jíbaro en Puerto Rico no pagaba impuestos por vivir en su tierra…»

REYES: «No había CRIM(en)…»

ESCRIBANO: «No había CRIM… Y, de hecho, en Estados Unidos mismo, tu tierra, una vez tú la poseías, era a perpetuidad. Nadie te la podía quitar, en Estados Unidos también. Pero, a nosotros y a los jíbaros americanos nos dieron un golpe de estado en el 1913. En 1913 nos dieron un golpe y ahí empezó el impuesto sobre ingresos, ahí se creó el Banco de la Reserva Federal, etc.»

*****

«GENOCIDIO HAY EN EL SIGLO XX EN PUERTO RICO, CONTRA EL JÍBARO…»

(Minuto 1:00:22)

ESCRIBANO: «Cuando llega la usura a Puerto Rico en el 1898 — la usura internacional — a través del ejercito americano — sirviéndose del ejercito americano — aquí lo que empieza es un proceso de expropiación del jíbaro puertorriqueño y a sacarlo de donde quiera que está viviendo tranquilo. Y se forman esos arrabales, El fanguito, etc. […]»

REYES: «O sea que durante cuatrocientos años la gente estaba viviendo aquí tranquilitos…»

ESCRIBANO: «Aquí no hubo arrabales hasta el siglo XX. Los primeros arrabales que existen en Puerto Rico son en el siglo XX. Los primero treinta años, cuarenta años, del siglo XX, es donde surgen los arrabales. En Puerto Rico nunca había habido gente que no tuviera tierra. En Puerto Rico todo el mundo tenía acceso a la tierra, más encima las tierras de la Corona y las tierras realengas… los puertorriqueños tenían acceso a esas tierras.

Cuando ellos expropian lo que hoy día es la “iupi” (UPR), por ejemplo, ellos le están expropiando al pueblo de Puerto Rico. Cuando ellos le expropian las tierras de la Iglesia en Puerto Rico, de la Iglesia Española en Puerto Rico, ellos le están expropiando tierras que eran de uso de los puertorriqueños…

Ah sí, propiedad de la Iglesia, pero para uso de los puertorriqueños. Había montones de gente viviendo en tierras de la Iglesia, viviendo en tierras realengas… Y si no viviendo, la gente, pues, tenía su ganado en tierras realengas — si no tenía suficiente terreno a su nombre — y en tierras de la Iglesia. Y tú podías ir y cortar leña en tierras de la Iglesia.

O sea que, cuando ellos cambian el régimen, ellos nos están expropiando a nosotros. No es al gobierno español. Es a nosotros que nos están expropiando. A nuestros abuelos, a nuestros tatarabuelos, a nuestros…

Pero tú das para atrás y… o sea, en Puerto Rico… los viajeros que venían a Puerto Rico, los informes de los gobernadores, los informes de los primeros gobernadores militares en Puerto Rico… tú lo que ves es bienestar. No ves que la gente está matándose trabajando. La gente estaba… O sea, ¡lo menos que se hacía era trabajar!… A menos que tú fueras un comerciante, que estuvieras en un puerto y estuvieras fabricando algo, que tuvieras una licencia especial, pero el grueso de la población no…

[La pobreza] es cosa del siglo XX. Eso nunca había existido en Puerto Rico… Y no había hospitales, prácticamente… Y no había… Definitivamente, no había escuelas… Y todo el mundo estaba educado… Y no había hospitales y todo el mundo estaba saludable [no habían supermercados]… Y las mujeres parían en sus casas. Y los niños bebían, pues, leche materna.

Pues, si es que es la manera más saludable y más natural de vivir. Pues, no había arrabales… Había… como en el resto del mundo…

Y entonces San Juan, por su puesto, pues era una ciudad militar y era, pues, la plaza fuerte que era San Juan. Pero la vida en la montaña era la vida jíbara tradicional — la vida ibera (hybera) tradicional, combinado con la vida taína. Porque el ibero que vino de Europa aprendió del jíbaro que ya estaba aquí, del jíbaro taíno que ya estaba aquí. Y se adaptó… Por todos lados se adaptó: en su música, en la manera de hacer sus casas, en las yerbas que usaba… Todo eso lo aprendió… El europeo lo aprendió de su mujer taína y de sus amigos taínos y de su familia taína.

Pero eso no es lo que quieren que piensen los que nos invadieron a nosotros en el 1898. Los que nos invadieron en el ’98 lo primero que hicieron fue montar escuelas y sacar a los hijos de los jíbaros… Quitárselos — secuestrárselos, prácticamente — y meterlos en esas escuelas para — en inglés — meterles en la cabeza una historia donde se demoniza al mundo español, donde se demoniza la Iglesia… Y donde se glorifica esta nueva — desde el ’98 —, este nuevo mundo de progreso y de democracia y de salario mínimo…
Y de trabajo, sobre todo, porque tienes que trabajar…
TIENES que trabajar…
Desde chiquito…

Y claro, te han cambiado la realidad porque ya tú no tienes tierras… Tienes que trabajar…
O sea, que lo que te están diciendo en la escuela… Tú miras pa’fuera y dices: ¡Coño, sí, tengo que trabajar!… Voy a tener que trabajar… Voy a ser el primer… Mi abuelo, por ejemplo, fue de su familia de la primera generación que fue a la escuela. Nació en 1906, mi abuelo que me crió. Y a los doce años ya tuvo que bajar de Naranjito para Bayamón para buscar trabajo, porque ya el sistema no les permitía quedarse tranquilos en Naranjito. ¡Si estaban en proceso de perderlo todo!

Pero el siglo XX no se interesa por averiguar esos crímenes, si es que los hubo. Ellos lo que quieren es que, más vale que tú te creas que hubo esos crímenes

Y debe haber habido crímenes como en cualquier otro sitio, pero eran crímenes contrarios a la ley española y a la ley cristiana. Y claro, como sabemos hoy día, pues la colonización estuvo sobrecargada de falsos cristianos y de falsos súbditos de la Corona, que traicionaban los intereses de la Corona y traicionaban los [intereses cristianos].»

Extracto de CristoJíbaroCáñamo ~ Parte 3de4 ~ Primera prohibición del cáñamo ~ por Escribano & Reyes

(Minuto 17:13)

ESCRIBANO comenta el libro de Éxodo, capítulo 30 versículo 29: «Santificadas así todas estas cosas, serán santísimas, (es decir, muy santas, lo más santo que pueden ser) y todo cuanto las tocare quedará santificado. Con él (con ese aceite) ungirás a Aarón… (Aarón era hermano de Moisés y era el patriarca de los sacerdotes de Judea… y hasta el día de hoy). Con él (con ese aceite) ungirás a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que me sirvan como sacerdotes. (Es decir, que para tú ser sacerdote tenías que ungirte con 7 libras de cáñamo, por lo menos… Con un ungüento que contenía 7 libras de cáñamo… ó 9, según los cálculos.)»

CristoJíbaroCáñamo —Extractos de la Parte 4de4 (29 de abril de 2011)

(Minuto 10:58)

«ESCRIBANO: Los principios máximos eran religiosos… Era el cristianismo… Era el llevar la Palabra de Dios — el Evangelio — hasta esos sitios.

Cuando uno se lee las Leyes de Indias… Las Leyes de Indias están organizadas en función de llevar el cristianismo a estos pueblos. Y NO de imponerlo… Sino de un proceso de CON-QUISTA…

Viene de CONQUERERE. Buscar juntos o querer juntos…
CON [~] juntos, y QUERERE…

Y es un proceso amoroso.

El proceso ideal de esa conquista se da en Puerto Rico.
Donde el conquistador y el conquistado, se reconocen como iguales, se aman, se convierten en hermanos espirituales, se casan entre ellos y empiezan una dinastía donde las dos partes empiezan a aprender todo lo que la otra parte ha aprendido en esos años de separación.

Y el jíbaro ibero que viene a Puerto Rico — al casarse con la taína — reabsorbe de nuevo toda esa relación con la tierra puertorriqueña. Toda esa cosmogonía taína la absorbe el jíbaro en la montaña… Y se casa… Y sus hijos son producto de esas dos tradiciones que se vuelven a unificar […]

La unificación a nivel de descubrir nuestras verdaderas raíces se da poco antes de la invasión norteamericana en el 1898. Porque es el Padre Nazario el que descubre y prueba que hay evidencia arqueológica con esa Biblioteca de Agüeybaná escrita en letras hebreas — o sea, en runas ibéricas […]

Y además [Juan Ponce de León] se casa con la hermana de Agüeybaná… O sea, hay una conexión incluso, pues, física, genética.

Pero la conexión grande es la conexión amorosa. Es el acto de amor… ¡Esa es la grande! Y esa es la que instantáneamente irradia… Y ese es el proceso de conquista ideal.

También están los procesos de conquista donde tú llegas a un sitio y está en plena guerra — como llegó Cortés a México… Y entonces, hay un Imperio Azteca, degenerado… Que ya está en una etapa de degeneración donde ellos están sacando gente de las aldeas y llevándolas masivamente a Ciudad de México a sacrificarlas…

REYES: O sea, hay que hacer una distinción entre esas dos conquistas. En Puerto Rico, ¿no pasó así? O sea, ¿no hubo esa masacre?

ESCRIBANO: Lo más feo que hubo en Puerto Rico fue la rebelión de 1511. Eso es lo más feo que hubo en Puerto Rico.

REYES: Y eso duró, ¿cuántos años?

ESCRIBANO: Y eso duró — “puf” — meses… Esa rebelión duró meses…

Fue a los dos años de estar aquí [Juan Ponce de León]… Y es una rebelión que no es sólo contra Ponce de León. O sea, es una rebelión contra ese vínculo entre Ponce de León y Agüeybaná. Y en esa rebelión no están participando solamente indios… Están participando españoles que estaban en contra de la Corona… Que estaban financiando y ayudando y organizando a los indios para que se rebelaran, no sólo contra Ponce de León, sino contra Ponce de León y su hermano Agüeybaná. Que eran los que habían creado el nuevo orden éste, donde se estaban volviendo a conocer los dos pueblos.

Pero, dentro de ese proceso de colonización, pues había gente criminal. Que venían para acá, pero no con la intensión de cristianizar.

REYES: O sea, ¿Las leyes no era un tape para…?

ESCRIBANO: Los actos criminales que se cometieron en la Conquista eran contrarios a las Leyes de Indias. Y contrarios a las órdenes del Rey. Y contrario a los deseos del Rey y al principio cristiano organizador de ese Reino y de ese Imperio […]

Con el mismo cristianismo — con la misma Ley de Indias — es que tú podías perseguir a los criminales. Si no hubiera habido una Ley de Indias, pues entonces era cada cual actúa por su cuenta. Y nadie sabe quién está bien ni quien está mal. Pero con la Ley de Indias ahí, se sabe quién es el que está legalmente en las Américas y actuando según los principios de la Conquista versus el que está actuando criminalmente en contra de los principios cristianos de la Conquista.

Pero hoy día, te quieren… En el movimiento Zeitgeist, en la izquierda en general en el mundo… ¡y hasta por la derecha también!… te encuentras que lo que hay es una guerra — no contra los actos criminales que se cometieron durante la Conquista — sino contra los principios cristianos mismos de la Conquista…»

(Minuto 17:10-35:55)

«ESCRIBANO: “Ah, no, el problema de todas las guerras es la religión”. Espérate, ¿cómo que el problema de todas las guerras es la religión? ¿El cristianismo es una religión que defiende la guerra como principio? No.

REYES: ¿Y la Inquisición? Ahí no mataron a un montón [de gente]…

ESCRIBANO: La Inquisición surge, de nuevo, por unos problemas con los judíos que se convertían al cristianismo… Una de las estrategias que adoptaron los judíos, esa parte del pueblo judío que era criminal, y que en el fondo era anti-judío, era anti-Moisés, anti la ley de Moisés, etc., pero que se amparaban dentro de la comunidad judía, de la misma forma que se van a amparar dentro de la comunidad de conquistadores una serie de criminales, que de conquistadores no tenían nada, eran criminales… Pues, se van a amparar — dentro del cristianismo ibérico en España — se van a amparar, se van a convertir, pero para trepar por ahí y dominar, una serie de falsos-judíos que se convierten falsamente al cristianismo. Entonces, a través de los años y los siglos, van viendo que eso era una válvula, que se les estaba metiendo un elemento criminal, que ellos no estaban controlando. Entonces, decidieron crear una institución para controlar todo el que entraba como converso a la religión cristiana. Y darle seguimiento y hacerle… tener un récord de cada, ¿verdad?… Carpetear… Lo que pasa es que la palabra es tan fea hoy día… Pero básicamente, tener un récord de cada persona que se convierte…

REYES: ¿Pa’ matarlo? (Exagerando, tono de “comic relief”)

ESCRIBANO: ¡No, pa’ matarlo no!, si lo dejaste que se convirtiera… Para asegurarte de que no se estuviera convirtiendo al cristianismo con unas intensiones, con una agenda oculta, ¿tú sabes? Eso era todo. Si tú te comportabas como cristiano y no conspirabas y no saboteabas el cristianismo, no había ningún problema contigo. Si tú estabas en ley estabas en ley…

REYES: O sea, pero es que siempre se menciona la Inquisición [española] como un “blood bath”…

ESCRIBANO: Claro, eso es central en la Leyenda Negra [anti-española]…

REYES: …un “blood bath”, que corrió la sangre, y mataron [a medio mundo]…

ESCRIBANO: Sí, “ellos operaban por ver la sangre correr…”, supuestamente

REYES: Que igual, uno repite esas cosas sin estudiarlas bien. Porque, pues, si todo el mundo lo repite… Eso es lo que te enseñan más o menos en la escuela, ¿no? Todas esas muertes…

ESCRIBANO: Sí. El siglo XX es el machacarnos y machacarnos y machacarnos esa Leyenda Negra.

REYES: ¿Cuántas muertes más o menos tú [estimas]…?

ESCRIBANO: Bueno, los expertos del campo, hoy día, hay muy poca gente que te diga más de 1,000 condenas a muerte. Y eso está en récord, ¿no? Menos de 1,000 condenas a muerte en 600 años. O sea, en el curso de 600 años un gobierno se va a tropezar con dos o tres criminales, ¿no? Y hay crímenes que universalmente se condenan con pena de muerte. […]

En 600 años hubo crímenes que se estimaban como que merecían la pena de muerte… En 600 años hubo, pues, 1,000. Unos dicen que 800, otros dicen que 1,200, pero ponle, pues 1,000… Ponle lo que tú quieras, ponle un número, pero ese número para. Entonces, vete a Inglaterra, vete a Francia, mira a ver la inquisición [inglesa] allá y la inquisición [francesa]… ¿Qué es la [Santa] Inquisición [española]?, es simplemente investigación. In-querir es… “Qüerir” es buscar adentro… Eso es todo lo que significa “inquisición”. Hoy tú dices “inquisición” y parece que estás hablando de… casi es una mala palabra, ¿no? Es un insulto bien feo, decirle a alguien… que es un inquisidor.

REYES: Mjm…

ESCRIBANO: Y entonces, pues, estuvo esa Inquisición… Eso es uno de los pilares de la Leyenda Negra anti-española, o sea, anti-católica y anti-monárquica. Y el otro gran pilar, de la Leyenda Negra anti-española, que en el siglo XX es que se universaliza como ideología dominante, esa Leyenda Negra, y sobre todo a partir del 1945, del final de la Segunda Guerra… El otro pilar de ese intento de demonizar nuestro pasado español, monárquico, cristiano, es la Conquista [de América]. Y en particular, el punto de arranque para eso es un texto escrito por un cura que se llama Bartolomé De las Casas. Tiene una obra… Él era cronista oficial de las Indias, ¿no? Cronista porque se escribía para la Corona. Se llamaba la corónica. Se escribía para la Corona. Y era un puesto oficial y si te cogían mintiendo sobre lo que tú estabas reportando ibas para la cárcel. Y a muchos cronistas los cogieron mintiendo y los metieron a la cárcel. Y este señor, Bartolomé De las Casas, era un señor muy particular. Cuando uno empieza a examinar la vida de este señor surgen una serie de interrogantes, una serie de irregularidades, y en esa obra de 15 volúmenes de corónica que escribe Bartolomé De las Casas, hay 70 páginas que se llaman, “Destrucción de las Indias”, ¿no? Y ese pequeño informe, que cuando tú te lo lees, o sea, es una descripción alarmante, es una descripción hiperbólica, exagerada, de unas cosas que, o estaban pasando, o quizás él lo que estaba sugiriendo es que podían pasar. Con cosas horribles, ¿no? Picando a los indios en cantitos y echándoselos a los perros, y la crueldad de los españoles […]

Fíjate, que lo que nosotros conocemos hoy, de nuestros primos y hermanos indígenas de las Américas, es gracias al Imperio español. O sea, hoy día hay periódicos en guaraní, periódicos en quechua… Y los españoles fueron los que escribieron por primera vez la gramática de esas lenguas y los que por primera vez le dieron a esos indios la posibilidad de escribir sus lenguas, tener una manera de escribir y preservar sus pensamientos para la historia. Las culturas que se encontraron en el amazonas, por ejemplo, todos esos guaraníes, todos esos… O sea, en el amazonas hay cientos y cientos de lenguas y de culturas, que son los españoles y los portugueses los que — de diferentes maneras los españoles y los portugueses, pero se puede decir que en conjunto fueron los que preservaron esas culturas —, que se mezclaron con ellas, que le enseñaron a escribir a sus hijos, que incorporaron esas comunidades al mundo entero, que dieron a conocer esas comunidades al mundo entero y que, al día de hoy, o sea, cualquiera que haya viajado por México, Centro América y Sur América, ahí están los indios. O sea, la abrumadora mayoría de la población es indígena en las Américas, ¿tú sabes? Y eso en el mundo español no…

REYES: ¿Antes no se hablaba de genocidio?

ESCRIBANO: No en el mundo español.

REYES: Digo, obviamente, porque era España en América, pues no se iba a hablar de genocidio…

ESCRIBANO: De hecho, los mismos españoles no sabían que se hablaba mal de ellos. A principios de siglo, después de la caída del Imperio en el 1898, una revista bien prominente en España hace un concurso buscando un ensayo, para premiar un ensayo, y este señor que era traductor profesional, [que] era un lingüista extraordinario, hablaba veintipico de lenguas… dominaba bien seria[mente], bien profundamente… había vivido en un montón de países, el papá había sido, no me acuerdo cual era el puesto del papá, que lo hacía viajar a diferentes países… Este tipo, que se llama, Julián Juderías, decide participar y escribir un ensayo, y escribe un libro que se llama La leyenda negra. Y en ese libro, como el había viajado tanto y había recogido tanto material anti-español de los diferentes países que él había viajado, pues hace un inventario de todo lo que se estaba escribiendo en el mundo en los países no católicos, los países anti-católicos, en contra de la tradición católica, y todo lo que se estaba inventando. Y por primera vez, los españoles, la intelectualidad española, cae en cuenta, a través de este libro — que está por ahí —, que se llama La leyenda negra por Julián Juderías, y eso es como el 1917 que se publicó ese libro. Y ahí es que los españoles empiezan a caer en cuenta, ya caído el Imperio… Con Puerto Rico y Cuba, ya ese era el fin del imperio ultramarino de España, son las últimas… y Puerto Rico siendo, pues, el último bastión…

REYES: O sea, que en Puerto Rico comienza algo nuevo, pero igual en Sur América…

ESCRIBANO: En todas partes…

REYES: …en todas partes está pasando algo…

ESCRIBANO: Sí, la misma ola que invade Puerto Rico en el 1898, esa misma ola, de capital internacional, está invadiendo todo el mundo a la misma vez. Desde Wall Street, desde Londres, desde Frankfurt, desde Hong Kong…

REYES: ¿Y cuál es esa fórmula?

ESCRIBANO: Bueno, la dinámica básica es — y hasta alguien, un investigador de la talla de Karl Marx tiene una descripción muy clara de ese proceso —, ese proceso se llama, en la tradición marxista: el proceso de acumulación originaria de capital. Cómo surge, de dónde surgen los grandes capitales en la historia del capitalismo, ¿no? Pues surgen de llegar a un sitio y separar al hombre de la tierra, y convertirte tú en la única por donde ellos tienen que pasar, para poder comer… por donde ellos tienen que pasar, para poder tener ropa… Una vez tú los separas — los expulsas de las tierras — los concentras en unos sitios en donde no pueden sostenerse a sí mismo a través de la tierra, [en] ciudades; ahí entonces tú los pones a trabajar para ti al precio que tú digas porque si no se mueren de hambre. Y, desde el siglo XIV en adelante, empieza esa expulsión sistemática de los campesinos, los sacan de la tierra. ¿Por qué empieza en ese momento? Bueno, porque en ese momento los reyes y los señores feudales llegaron a un punto de endeudamiento… el capital internacional los logra endeudar de tal manera… a través de guerras, a través de todo tipo de calamidades provocadas, por esa usura internacional […]

Estos usureros que están produciendo en ciudades estado, [que] tienen industrias y están comerciando internacionalmente, todavía no tienen un terreno grande. Tienen ciudades estado. Concesiones que le hacen los reyes que están endeudados con ellos y ellos le pueden decir, “Bueno, mira, te voy a bajar los intereses si me das Monaco… Te voy a bajar los intereses si me das la isla de Malta…” Y entonces, estos banqueros internacionales — estos comerciantes internacionales —, de fortunas gigantescas, y de flotas gigantescas, empiezan a crear unos enclaves. En cada país tienen una ciudad, un terrenito, murado, separado del resto del país, donde ellos pueden comerciar y pueden practicar la usura. Y entonces, para el siglo XIV, volviendo…

REYES: ¿Y era ilegal?

ESCRIBANO: Siempre había sido ilegal. Siempre se había llevado a cabo la usura, pero como excepción… Los reyes se endeudaban, pero siempre como excepción, yéndose en contra de los principios tradicionales.

REYES: ¿La usura es cobrar intereses…?

ESCRIBANO: Es darte algo, pero para quitarte lo que tú tienes. No porque te lo quiero dar para ayudarte, sino porque te lo quiero dar para que, si tú no me lo puedes devolver, pues yo tengo derecho a quitarte tu casa, tus tierras, lo que sea que yo decida que te quiero quitar para que tú me pagues eso… Esa es la usura… Y por eso es que en la tradición cristiana se le tiene tanta fobia a la usura, porque es que se sabe que es nociva y que destruye las sociedades… La antigua Roma, por ejemplo, la usura llegó a un punto en que todos los patricios, todos los señores feudales de Roma, estaban endeudados y la mayoría habían perdido las tierras… Y todas las tierras estaban en manos de estos usureros. Y entonces tuvieron que pasar una Ley de las 500 Acres, para que nadie pudiera tener más de 500 acres, se expropiara todo lo que los terratenientes tuvieran por encima de 500 acres, para devolverle a los patricios sus tierras. De hecho, Ley de las 500 Acres, de ahí, de la antigua Roma, es que lo saca Muñoz Marín para llamarle al proyecto de las parcelas: Ley de las 500 Acres. ¿De dónde se sacan las tierras para repartirle a los jíbaros en Puerto Rico que habían perdido sus tierras? Se sacan de que, a todo el que tenía más de 500 acres, se le van a expropiar todo ese exceso de 500 acres. Y eso fue lo que se repartió en Puerto Rico. No fue que se le expropió a lo loco. Y todas esas tierras fueron escogidas para que fuera lo menos abusiva posible… Y los grandes terratenientes se quedaron con 500 acres máximo. Eso mismo se había hecho en la antigua Roma para restablecer la Legión de Propietarios, ¿no? Y ese era el objetivo de Albizu, restablecer la Legión de Propietarios, que todo el mundo pudiera tener acceso a la tierra. Y volviera la salud tradicional del que vive, pues, cuidando la tierra y en armonía con la tierra. […]

Pero, el mismo Marx te dice, pues, que el dinero no tiene fin. En cuanto tú te metes en la lógica del dinero… En cuanto tú te metes en una lógica de que tú no vives para satisfacer tus necesidades materiales y espirituales, sino para ganar dinero, como el dinero no tiene [fin], no hay un máximo posible de dinero que tú puedes tener, te metes en una lógica que es infinita, y te vas por ese camino y entonces todo tiene un signo de dólar. Hasta las relaciones con tus hijos, tus relaciones con tu esposa, tus relaciones con tus padres. “Ah bueno, sí, yo te lo presto, hijo mío, pero bueno, me vas a pagar tanto de interés”, ¿tú sabes? O “me lo tienes que devolver”, ya eso es… o sea, es la monetización [de la vida]

Pero bueno, volviendo a ese rol particular ligado al dinero, que tiene el judío, pues, alguna función histórica tiene que tener. O sea, no hay accidentes en la historia. Si están ahí a lo largo de la historia es porque es porque alguna función histórica cumple el dinero. No puede ser meramente que es una cosa del demonio y punto… Alguna función positiva tiene que tener. Pero el caso es que ese proceso de monetización y comercialización y materialización de todo lo que es la vida, culmina en el 1945 con la Guerra. Porque el último intento de irse en contra de ese proceso de monetización de la vida fueron los movimientos nacional socialistas que surgieron por todo el mundo. Y cuando se derrota, cuando el capital internacional, cuando la usura internacional, derrota todos esos movimientos militarmente, imponen entonces como cultura “default” y normal la cultura del dinero, el dinero es rey en este mundo a partir del ’45. Todavía en los ’50, en los ’60, pues, todavía eso no había arraigado tanto, ¿no? Pero ya en los ’70, ’80, ’90 y ya hoy día, “Money is king”

Principio organizador Crístico

(Minuto 1:40)

«La idea no era que a nivel local la gente se deshiciera de sus tradiciones. No, las tradiciones han durado hasta el día de hoy, las locales. Pero, si tú tienes un imperio, tienes que administrarlo. Y vas a entrenar a tus oficiales según una filosofía. Y tiene que haber una filosofía organizadora, unificadora. Y esa filosofía unificadora, en los últimos dos mil años, ha sido Cristo. Un principio organizador Crístico.

¿Y quién es Cristo? Bueno, pues es el Ungido con 7 libras de CÁÑAMO. Es el Mesías… Es el descendiente de Hybero [Heber, de donde salen los jíbaros]. Es el Hijo de Dios…

Y eso se repite por todo el mundo con diferentes nombres…

Shiva es el Hijo de Dios Padre Brahma y es el que le trae la Mariguana al Hombre.

El Meschiach hebreo es el Hijo de Yahveh — que es Dios Padre — y es el Ungido…
Meschiach… Igual que Xristos en griego, Meschiach en hebreo significa ungido… Ungido en aceite…

Y la fórmula para ese aceite pues está en el libro sagrado [Éxodo 30, 22-33] de esa tradición que es el Tora — que es la Biblia, el Viejo Testamento nuestro — y ahí está pues que son 250 siclos de CANNABIS que lleva… esa unción del Mesías…»

«Porque la Creación se vuelve a repetir a cada momento…»
—Dr. Rafael Andrés Escribano

«En ese 621 — alrededor de ese 621 [antes de Cristo] — ocurre ese cambio, que…

¡Todas las demás tribus lloraron! …cuando se enteraron que introdujeron estos cambios en la tribu de Judá…

Donde les prohibieron el culto a la Madre Diosa ~ La Diosa Madre ~ Astarte…

Que es Isis, que es Astoreth, que va a ser la Virgen María en nuestra tradición…

Que en el Viejo Testamento es… se le llama Sofía [que significa Sabiduría]…

Que estuvo junto a Dios…

Es la Virgen que estuvo junto a Dios al momento de crear el mundo…

Igual que Jesucristo — en nuestra tradición — está junto a Dios y es Dios al momento de crear el mundo.

Jesucristo no meramente vino hace 2,000 años — según nuestra tradición — sino que existía ya, como Ser Absoluto, al momento de la Creación Original y a cada momento…

Porque la Creación se vuelve a repetir a cada momento…

Dios está creando el mundo a cada momento…

No es que lo creó una vez y lo dejó de crear y lo dejó… No.

Dios está creándolo a cada momento…

Y Dios, en última instancia, es Nuestra Conciencia.

O sea que nuestra conciencia está construyendo el mundo — recreando el mundo — a cada momento. Y depende de nuestra conciencia. No es un proceso meramente objetivo.

La tradición cristiana no es objetivo vs. subjetivo. No.

La tradición cristiana es objetiva-subjetiva o subjetiva-objetiva, porque no hay manera de tú separar el observador de lo observado. El acto de observación es un acto de transformación de lo observado.

El fotógrafo lo sabe. El ojo del fotógrafo transforma lo fotografiado [y viceversa].»

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s