FUMAndoMAFÚ: materiales para la historia de la mariguana en Puerto Rico (1996) ~ Rafael Andrés Escribano

FUMAndoMAFÚ: materiales para la historia de la mariguana en Puerto Rico (1996) ~ Rafael Andrés Escribano

(extracto)

«si(G)no: Sí, no, si me acuerdo… y también con Los Cachimbos, [Ismael Rivera, alias Maelo] grabó El Nazareno y San Miguel Arcángel, dos números tremendamente inspirados… y cuyo tema abiertamente cristiano me da pie para preguntarte sobre la dimensión religiosa y sacramental de la mariguana…

Ana Coluto: Ésa, si(G)no, es la piedra de toque de toda esta meditación sobre mariguana y soberanía, es la verdadera clave de todo el asunto…

Aún sin remontarnos más allá de las religiones abrahámicas, sin ir más allá del judaísmo, el cristianismo y el islam, vemos que la mariguana constituye el fundamento material sacramental –en buena medida perdido a nivel “oficial”, aunque no completamente– de esas tres religiones, así como la gran esperanza de las tres…

si(G)no: ¿En qué sentido la gran esperanza?

Ana Coluto: En el sentido y en la medida en que las tres se basan en la figura del Mesías como centro de su fe y de su esperanza… las tres religiones se basan precisamente en la mariguana como medio material necesario tanto a nivel simbólico como a nivel técnico, por de alguna manera llamarle…

si(G)no: ¿En qué sentido concreto es que dices que “se basan” en la mariguana?

Ana Coluto: Si te piensas lo que significa la palabra “mesías”, cuyo equivalente griego es “cristo”, ahí ya tienes la clave… Mesías y Cristo significan Ungido… es decir, el que ha recibido el ungüento, el aceite, el óleo… Y ése ungüento se tiene que preparar tanto en el judaísmo, como en el cristianismo y el islam según una fórmula sagrada, una fórmula tan sagrada que según estas religiones fue Yavé mismo quien se la reveló directamente a Moisés, a quien las tres religiones atribuyen la escribanía del Pentateuco… Según las escrituras, Yavé le da órdenes muy específicas a Moisés sobre cómo preparar ese ungüento…

si(G)no: ¿Dónde exactamente es que Yavé le da a Moisés esas instrucciones?

Ana Coluto: Es en Éxodo, el segundo libro del Pentateuco, también conocido como Libro de la Ley… particularmente en el Capítulo 30, versículos 22 al 33… Si me pasas esa Biblia, nos lo leo… Gracias, si(G)no… «Habló Yavé a Moisés diciendo: “Procúrate aromas: quinientos siclos de mirra pura; la mitad, o sea doscientos cincuenta, de cinamono aromático, y otros doscientos cincuenta de caña aromática; quinientos siclos de casia, según el peso del siclo del santuario, y un “hin” de aceite de oliva.»

si(G)no: ¿Pero ahí Yavé no menciona la mariguana, Ana? ¿No te estará patinando el coco?… Mira, que tú eres tauro… y los tauro son medios autistas y testarudos…

Ana Coluto: Autista y testaruda desde que nací, pero déjame responderte, si(G)no… En el original hebreo, lo que los judíos llaman el Torah, las 6 letras que componen la palabra que usa Yavé para decir “caña aromática” son Qoph, Nun, He, Bet, Shin, y Mem…

si(G)no: ¿Y qué significan esas 6 letras juntas, Ana?

Ana Coluto: Pues, se han hecho unos cuantos estudios filológicos al respecto pero un buen punto de partida aquí sería el de mi colega, la profesora polaca Sara Benetowa, también conocida como Sula Bénet… Ese estudio, Benetowa lo publica en 1936, es decir, un año antes de que se prohibiera la mariguana en Estados Unidos… y uno de los artículos en cuestión se llama en francés “Le chanvre dans les croyances et les coutumes populaires”, es decir “El cáñamo en las creencias y las costumbres populares”… Benetowa argumenta muy convincentemente que en ese diálogo entre Yavé y Moisés a lo que se refieren esas 6 letras, Qoph, Nun, He, Bet, Shin, y Mem, y que se pronuncia más o menos caneh-bosm, es justamente al cannabis… y ello no solamente basado en argumentos lingüísticos internos sino en argumentos históricos muy amplios…

si(G)no: Bueno, entonces, suponiendo que tú y la Benetowa no anden demasiado despistadas, ¿qué es lo que me quieres decir, Ana?

Ana Coluto: Que el ungüento que hace mesías al Mesías, cristo al Cristo, ungido al Ungido, es un ungüento que lleva 250 siclos de caneh-bosm, que no es sino lo que hoy conocemos popularmente como mariguana, cannabis o cáñamo… y 250 siclos es una dosis tópica extremadamente fuerte, si(G)no…

si(G)no: Pónmelo en unidades un poco más modernas, Ana, que yo lo más que he visto de cantazo son cuartos y medias onzas, cuando tengo suerte… y el peritaje arqueológico lo tengo un poco mohoso…

Ana Coluto: Pues un siclo son 14.1 gramos, que es un poco menos de media onza… Si multiplicas eso por 250, que es la dosis prescrita por Yavé, llegas a 125 onzas… y una libra tiene 16 onzas… así que dividiendo 125 por 16, llegas a que Yavé lo que le ordena a Moisés usar son, de hecho, 7 libras y pico de mariguana… Aunque, claro, hay diferentes conversiones para el siclo, según los investigadores, pero esta es bastante conservadora… según otras, sería más de 7 libras…

si(G)no: ¿Y qué le dijo Yavé a Moisés que hiciera con eso? ¿Que se las fumara? Para fumarse 7 libras le iba a tomar bastante tiempo, Ana…

Ana Coluto: Justamente. No eran para fumárselas como tal sino para ungirse con ellas, untárselas él y untárselas a todos los implementos sagrados… para hacerlos más sagrados aún… Si sigues leyendo donde nos quedamos, Yavé le dice a Moisés: «Con todo ello harás el óleo para la unción sagrada, un perfume aromático, obra de artista en perfumería. Será el óleo para la unción sagrada. Con él ungirás la tienda de la reunión y el arca del testimonio, la mesa con todos sus utensilios, el candelabro con todos sus utensilios, el altar de los perfumes, el altar de los holocaustos con todo su instrumental y la pila con su pie. Santificadas así todas estas cosas, serán santísimas, y todo cuanto las tocare quedará santificado. Con él ungirás a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que me sirvan como sacerdotes. Y dirás a los hijos de Israel: “Así será el óleo de la unción sagrada para mí, de generación en generación”. No será derramado sobre el cuerpo de hombre alguno ni harás parecido a él con la misma composición; será cosa sagrada y como tal lo trataréis. Cualquiera que compusiere otro parecido o lo derramare sobre persona profana, será borrado de mi pueblo.»

si(G)no: O sea que había que untarle la mariguana a todo… Pero también hay una orden de que no se le unte a ningún hombre que no fuera uno de los sacerdotes, so pena de muerte aparentemente…

Ana Coluto: Y ésa continúa siendo aparentemente la práctica de los judíos por unos cuantos siglos hasta el año 621 antes de Cristo, en que bajo el reinado de Josías llegaron a haber, aparentemente, tantos sacerdotes ungiendo a diestra y siniestra con mariguana que Josías la termina prohibiendo, incluso para los sacerdotes, so pena de muerte y, de hecho, mató aparentemente a muchos… Es decir, que ya en esa versión del Éxodo, vemos la fuerza prohibicionista que se desarrollará hasta las monstruosas proporciones de hoy día… Acuérdate, si(G)no, que el cannabis era una de las medicinas más usadas desde que el mundo es mundo… y que lo curaba prácticamente todo… así que era tremendamente popular la mariguana antes y después de Moisés y antes y después de Josías… pero entre los judíos queda prohibida a partir de Josías… Y las sectas judías que insisten en seguir usando la mariguana para elevarse y comulgar con Dios y para curarse y curar a sus semejantes, esas sectas se van al clandestinaje hasta que llega 6 siglos más tarde el Ungido, es decir Cristo, el Mesías… sectas como los esenios y los terapeutas entre las que se crió Jesús…

Esas sectas esperaban a un rey de linaje davídico que restituyera la legalidad religiosa y civil de la mariguana y esta vez no meramente para los sacerdotes oficiales sino para todo el mundo… ése es un aspecto crucial de la gran revolución que vino a traer Yoshua ben Míriam, también conocido como Jesús Cristo, es decir, el Salvador Ungido, o el que salva ungiendo…»—Páginas ∞+14  a la ∞+16.

http://www.scribd.com/doc/16266524/FUMAndoMAFU-materiales-para-la-historia-de-la-mariguana-en-Puerto-Rico

 

Advertisements